martes, 28 de mayo de 2013

La nutrición.



 La nutrición

La nutrición consiste en tomar lo suficiente de lo adecuado.
Hoy infinidad de influencias interfieren y distorsionan nuestra capacidad para percibir y discernir qué es lo adecuado y cuándo ya es suficiente.

La nutrición no se refiere sólo a la comida sino a también a los estímulos que nos llegan (imágenes, mensajes, palabras, ideas…), a las atenciones que prestamos y a las relaciones que establecemos.

Comemos, además de por la boca, a través de los ojos y de los oídos.

Una sonrisa, una caricia, un abrazo, una palabra de consuelo, una interpelación amorosa, una crítica constructiva, un gesto solidario… son alimentos básicos en la dieta de un humano vivir y convivir.
 
Además de la alimentación corporal hay también una alimentación espiritual: no sólo de pan vive el hombre sino de todo aquello que en lo que se ocupa, invierte, divierte o atiende.
 
Nutrirnos es acogernos, aceptarnos, tratarnos adecuadamente y amarnos.

Para conocer a alguien sólo es menester observar cuáles son los aspectos de su propio ser que cultiva o alimenta, a qué parte de su naturaleza concede particular importancia y qué tipo de nutrientes aporta en su entorno.

Una nutrición adecuada conjuga, equilibra y armoniza calidad y cantidad. El descuido, el desconocimiento o la manipulación del mercado está haciendo de nosotros cuerpos obesos, mentes empachadas y corazones insatisfechos. Mucho de lo que “comemos” no nos nutre porque no es el alimento adecuado que el cuerpo y el espíritu realmente necesitan.
 
Tenemos que comer mucha cantidad por la escasa calidad de lo que ingerimos. Y el exceso de algo, sea lo que sea, siempre se convierte en tóxico. Al tomar mucho de lo que no nutre siempre experimentamos una carencia, una necesidad. De este modo nuestra vida acaba envenenada por el deseo y la búsqueda constante de más. De más de lo mismo.
 
La Vida está llamada a ser un banquete donde haya abundancia pero sin excesos ni despilfarro y en el que las mesas sólo estén servidas de esos alimentos que nos permiten luego saborear nuestra existencia en toda su exquisitez y hermosura.


JOSÉ MARÍA TORO

Del libro LA SABIDURÍA DE VIVIR (3ª ed.) Editorial Desclée

1 comentario:

  1. ¡¡¡¡MIL GRACIAS POR ESTA REFLEXIÓN!!!!!!!!! Me ayuda a integrar esa balanza de la vida que tanto se "mueve de un lado a otro y tanto me inquieta.
    La estabilidad y la armonía, ¡¡¡¡DIVINO TESORO!!!!

    ResponderEliminar