martes, 21 de octubre de 2014

¿Quemarse o Encenderse?. A propósito del "burn out" o "síndrome del quemado"



Se está haciendo usual el empleo de la expresión inglesa “burn out” para hacer referencia al “síndrome del quemado”. 

La persona siente como una especie de vacío interior, un desgaste vital como consecuencia de una progresiva pérdida de energía. No sólo se vació completamente el depósito de las propias energías recargables sino que su misma estructura aparece dañada, con fisuras y grietas a través de las cuales se vive una constante y permanente fuga de energía y entusiasmo.

Hay quien se quema por una falta de equilibrio, por un exceso en el arrojo, en el esfuerzo o en la pasión. Olvidaron que todo exceso es expresión de una carencia.

Los gestos, movimientos y acciones que acaban quemando, destruyendo, reduciendo a cenizas a quienes los ejecutan no son inteligentes en lo personal, ni eficaces socialmente y, mucho menos, rentables en el plano cósmico.

Sólo si, en algún momento, se vuelve a resurgir o renacer de las propias cenizas o si éstas acaban, finalmente, constituyendo abono para fertilizar nuevas tierras, sólo entonces, ese fuego que nos consume será, al mismo tiempo, energía que nos renueva, nos ilumina, nos purifica y nos transforma.

También hay quien dice estar quemado sin ni siquiera haberse encendido.
Son los que ya están de vuelta sin haber emprendido el camino de ida, los que, en la apatía y en su desidia encuentran justificación a su falta de entrega amorosa en lo que hacen y viven; los que, por fin, encontraron una coartada perfecta que les sitúa siempre lejos de todo “delito”, de toda injusticia, de todo compromiso.

Encenderse es prender una llama que se propaga como los fuegos fecundados por los vientos, es ser luz en un mundo cada vez más sombrío y oscuro, ser calor y calidez en una sociedad cada vez más fría e insensible.


Ahí tenemos un nuevo reto: una vez encendidos seguir brillando, sin encandilar ni abrasar, entregándonos a cada tarea, en cada momento, hasta el fondo.... pero sin desfondarnos.
 
JOSÉ MARIA TORO


Del libro LA SABIDURÍA DE VIVIR (3ª ed.) Editorial Desclée
Video presentación del libro La Sabiduría de Vivir. 




JOSÉ MARÍA TORO. Maestro. Escritor.  Formador.
Autor, entre otros, de "Educar con Co-razón" (14ª ed.),
"La Sabiduría de Vivir" (3ª ed.) y
 
"Descanser. Descansar para Ser" (2ª ed.)   
publicados por la Editorial Desclée de Brouwer.  


MAESTROS DEL CORAZON. Hacia una Pedagogía de la Interioridad. 
Información libro http://bit.ly/JVhQjX


FACEBOOK. "José María Toro Alé" https://www.facebook.com/josemariatoro  
TWITTER: @josemariatoro Canal Youtube: http://www.youtube.com/jomato1961

sábado, 18 de octubre de 2014

Una vasija rota ya no es una vasija.



Una vasija rota ya no es una vasija

La vasija comparte con el ser humano una misma naturaleza y función : somos seres de barro llamados a llenarnos para poder dar y darnos.

La vasija carece de pretensiones de dar cobijo en su interior a la totalidad de las aguas del océano. La vasija tiene unos contornos que la delimitan pero no la limitan, sino que le posibilitan su ser y hacen posible su utilidad. Por eso mismo es un excelente símbolo del cuerpo como límite y de las limitaciones de la vida.

Contemplando una vasija podemos percibirnos y vivirnos como “limitados, pero valiosos; insuficientes, pero necesarios; humildes, pero generosos; condicionados, pero libres”.

Con la vasija, hecha también de barro, nos sentimos hermanados en una misma fragilidad. Como para ella, el reto y la dedicación se dirigen a la entereza porque la vasija más enorme, pero rota, con fisuras, deja de ser útil como tal.

Como en una vasija, cada vida humana sólo será lo que está llamada a ser cuando se viva en su totalidad y como totalidad, como algo entero, sin agujeros.

Sólo una vasija entera puede albergar un contenido y seguir siendo, por tanto, continente (un espacio inmenso al que puede accederse desde infinidad de orillas). Sólo una vasija que no esté rota puede albergar agua y calmar la sed del sediento.

Hoy nos necesitamos enteros.
Da igual la capacidad que cada cual pueda albergar en su interior.
Lo importante es que no estemos rotos, o lo que es lo mismo, vacíos.

Ser entero no significa estar concluido y acabado sino vivir lo infinito en lo finito de cada espacio o gesto vital concreto, vivir lo eterno en lo fugaz de cada instante, de cada acontecimiento: nada falta aunque todavía se esté en proceso; cada paso se vive como llegada a una meta que inmediatamente se conforma como lugar de una nueva salida.

Cada uno de nosotros somos una pequeña pero impresionante vasija inconclusa, pero completa.

Y en cada uno de nosotros el Alfarero se recrea, se extasía y se realiza en el modelado de una figura inabarcable y eterna que finalmente se mostrará como un autorretrato fidedigno de su Autor.


JOSÉ MARÍA TORO

Del libro LA SABIDURÍA DE VIVIR (3ª ed.) Editorial Desclée
Video presentación del libro La Sabiduría de Vivir. 
 

 JOSÉ MARÍA TORO. Maestro. Escritor.  Formador.
Autor, entre otros, de "Educar con Co-razón" (14ª ed.), 

"La Sabiduría de Vivir" (3ª ed.) y 

"Descanser. Descansar para Ser" (2ª ed.)  publicados por la Editorial Desclée de Brouwer.  

MAESTROS DEL CORAZON. Hacia una Pedagogía de la Interioridad. Información libro http://bit.ly/JVhQjX
FACEBOOK. "José María Toro Alé" https://www.facebook.com/josemariatoro TWITTER: @josemariatoro Canal Youtube: http://www.youtube.com/jomato1961

jueves, 16 de octubre de 2014

La constancia.




Una pequeña gota de agua le dijo a la inmensa roca que yacía bajo ella:
-“Tú eres muy dura, pero yo tengo mucho tiempo”.
Esa gota sabía que el tiempo, en su permanencia y constancia, termina modificándolo todo, llegando a horadar, incluso, a la piedra más firme y compacta.

Todo lo que sostiene lo vivo se expresa y se mueve en la constancia constante de la respiración, de los latidos del corazón y del pulsar de las células.

“El puente nunca se cansa de mirar al río” y el sol y la luna se mantienen constantes en la danza de los ciclos y ritmos.

La constancia es una virtud, una cualidad secreta que se esconde en el interior de los cambios constantes y aparentes de todo lo que fluye, se mueve y se modifica.

No hay transformación posible sin la energía de la constancia.

Una intuición genial puede abrir las puertas a una gran obra; pero sólo la constancia llega a culminarla. Lo que el genio inicia sólo será ultimado y concluido con las manos de la constancia.

La genialidad es más frecuente y corriente que la constancia. Lo que me falta, a veces, no es inteligencia sino permanencia. Y observo que mis cansancios y deserciones superan en número a mis fracasos.

En una sociedad de lo fugaz en la que todo caduca a los quince días, como el yogurt, la permanencia es un  valor altamente revolucionario.

La constancia no es inmovilidad sino una forma especial de permanecer en el fluir dinámico de todas las cosas y situaciones.

La constancia paciente es una energía de alta frecuencia vibratoria y con una impresionante onda expansiva. Es el abono más eficaz y fértil para las demás virtudes y cualidades.

Sólo queda constancia de aquello que por su naturaleza, fuerza o energía, está llamado a permanecer.
Sólo permanecemos y perseveramos en aquello a lo que nos entregamos por entero y, sólo nos entregamos, de veras, a aquello que amamos de corazón.
              JOSÉ MARIA TORO
                                                       Del libro LA VIDA MAESTRA. Editorial Desclée de Brouwer.

 JOSÉ MARÍA TORO. Maestro. Escritor. Formador y conferenciante.
Autor de "Educar con Co-razón" (14ªed.),"La Sabiduría de Vivir"(3ªed.) 
y "Descanser. Descansar para Ser" (2ª ed.)
publicados por la Editorial Desclée de Brouwer.  
MAESTROS DEL CORAZON. Hacia una Pedagogía de la Interioridad. Información libro http://bit.ly/JVhQjX
FACEBOOK. "José María Toro Alé" https://www.facebook.com/josemariatoro
TWITTER: @josemariatoro
Canal Youtube: http://www.youtube.com/jomato1961




sábado, 11 de octubre de 2014

Todo comienza con un buen maestro.

TODO COMIENZA CON UN BUEN MAESTRO.
El oficio de todo maestro consiste en sembrar.
Y siempre es la Vida la que cosecha, en su momento, los frutos de su trabajo.
 José María Toro

                                       

                                           TODO COMIENZA CON UN BUEN MAESTRO.

 JOSÉ MARÍA TORO. Maestro. Escritor. Formador y conferenciante.
Autor de "Educar con Co-razón" (14ªed.),"La Sabiduría de Vivir"(3ªed.) 
y "Descanser. Descansar para Ser" (2ª ed.)
publicados por la Editorial Desclée de Brouwer.  
MAESTROS DEL CORAZON. Hacia una Pedagogía de la Interioridad. Información libro http://bit.ly/JVhQjX











Información SOBRE JOSÉ MARÍA TORO:
http://www.edesclee.com/index.php/man...
Página FACEBOOK. "José María Toro Alé" https://www.facebook.com/josemariatoro
TWITTER: @josemariatoro

 

miércoles, 10 de septiembre de 2014

Video Felicitación Inicio Curso Escolar 2014-2015

Para todos esos maestros y maestras a los que en un día como hoy, les siguen brillando los ojos.
¡FELIZ CURSO 2014-15 MAESTRAS Y MAESTROS!


Un nuevo curso, una nueva oportunidad para incrementar nuestra vocación, dedicación y entrega a la tarea más sagrada del mundo.

Un nuevo curso para vivir cada hora, cada minuto, no desde el "Cronos" sino como "Kairós": no luchando contra el reloj, sino a favor del tiempo, viviendo cada momento con los niños como la oporltunidad de ser un "cauce histórico del Amor"



 JOSÉ MARÍA TORO. Maestro. Escritor. Formador y conferenciante.
Autor de "Educar con Co-razón" (14ªed.),"La Sabiduría de Vivir"(3ªed.) 
y "Descanser. Descansar para Ser" (2ª ed.)
publicados por la Editorial Desclée de Brouwer.  
MAESTROS DEL CORAZON. Hacia una Pedagogía de la Interioridad. Información libro http://bit.ly/JVhQjX
FACEBOOK. "José María Toro Alé" https://www.facebook.com/josemariatoro
TWITTER: @josemariatoro
Canal Youtube: http://www.youtube.com/jomato1961

viernes, 22 de agosto de 2014

El círculo. Una buena "forma" para comenzar la jornada escolar.

"Una dinámica sistémica para la educación emocional y la pedagogía de la interioridad".


“Dios es un Círculo que tiene su centro en todas partes, 
y cuya circunferencia no está en ninguna”
Hermes Trismegisto

Todas las culturas que han existido en nuestra historia nos han legado su experiencia más íntima a través del lenguaje simbólico.
Un símbolo es la expresión, bajo la forma de una imagen, de una idea o concepto, de una emoción o incluso de un sentimiento espiritual.
Un círculo se cierra sobre sí mismo y por ello representa la unidad, lo absoluto, la perfección. También se le relaciona con la “protección”, y, así tenemos los círculos mágicos, los anillos de poder, las coronas reales o los cinturones que nos hacen invisibles. De esta manera, para simbolizar un círculo que protege a algo o a alguien, dibujamos este mismo círculo con un punto en su centro, el cual representa la individualidad, el ser, el alma –según Carl Jung-. 
La redondez es sagrada por ser la forma más natural. Es la forma que contiene a las demás formas, el “Huevo Cósmico”, la eternidad.
Actualmente la física reconoce este hecho, y ha sido capaz de dar explicación de porqué los planetas o los soles son esféricos y no son cúbicos –cuadrados-. Lo mismo sucede con nuestras células, nuestros átomos o nuestros electrones.
Cuando un grupo de alumnos  se conforma de manera circular entreteje, de manera tan sutil como efectiva, vínculos de unidad. El círculo une, vincula, genera  y potencia la conciencia de pertenencia.


A continuación comparto una manera muy interesante de usar el círculo como dinámica de inicio de la jornada con una experiencia grupal.

Agradezco a su autora, Maite Antúnez, su gentileza y generosidad al permitirme compartirlo en este blog.


Dentro de las actividades de EDUCACIÓN EMOCIONAL  he creado una nueva a la que he llamado “EL CÍRCULO”.
Con ella pretendo que empecemos el día de una manera más consciente y relajada, centrados en el presente, abiertos hacia el aprendizaje de ese día y enfocados en realizar las tareas que nos tocan y, sobre todo, con una actitud de AGRADECIMIENTO hacia la VIDA, nuestros padres y hacia la escuela. “Solo un corazón agradecido puede aprender” (Angélica Olvera).
En el diseño de esta dinámica me he basado en los fundamentos de la PEDAGOGÍA SISTÉMICA con el enfoque de Bert Hellinguer. Esta contempla una mirada más amplia hacia los niños y niñas, hacia los sistemas educativo y familiar y la interacción entre ellos, así como el lugar que ocupa cada uno de los miembros de los respectivos sistemas para una mayor funcionabilidad.
Estas son algunas de las aportaciones de la Pedagogía Sistémica:
  • Permite la recuperación de los órdenes en las relaciones entre familia, escuela y maestros/as.
  • Constituye el puente entre la escuela y la familia.
  • Parte de la base de que en el aula, las maestras y  maestros no solo tienen al alumno/a enfrente sino que, de alguna manera, sus familias también están presentes.
¿Por qué el orden?
Nuestra clase, nuestro colegio, nuestra familia, incluso nuestro cuerpo, las células que lo forman… constituyen un sistema.
¿Qué es lo primero, lo más importante en un sistema? El orden. (Bert Hellinger)
Las relaciones humanas solo se pueden desplegar dentro de un orden. Si conocemos los órdenes del amor, nuestras relaciones tienen más posibilidades de desarrollarse plenamente y, por lo tanto, dentro del contexto educativo esto favorece el aprendizaje.
El amor se desarrolla plenamente si existe un orden.
EL ORDEN ES EL QUE PERMITE QUE FLUYA EL AMOR. SIN ORDEN ESTE NO PUEDE FLUIR.
¿Cuáles son los Órdenes del amor?
PERTENENCIA:
Todo el que forma parte de un sistema tiene el mismo derecho de pertenencia. Todos pertenecen al sistema. No puede haber excluidos.
La exclusión implica desorden. El orden se restablece cuando se reconoce a los excluidos.
JERARQUÍA:
Cada uno tiene que saber cuál es su lugar y ocuparlo. No se trata de ser más o menos importante, todos somos importantes, pero debe existir un orden.
Primero están los que llegaron antes al sistema. Por ejemplo, en la familia primero son los padres y después los hijos, porque los hijos llegaron después que los padres y a través de ellos.
A cada uno hay que dejarle su sitio en el sistema y respetar este orden.
EQUILIBRIO ENTRE DAR Y TOMAR:
Las relaciones deben ser equilibradas. Si uno recibe mucho siempre se siente en deuda y puede vivirlo como que no lo va a poder devolver nunca. Lo contrario sería la persona que da siempre mucho y que, en cierto modo, se siente por encima y, por lo tanto, merecedora de todo.
Hay personas que no saben dar y personas que no saben recibir. Tomando conciencia de esto podemos cambiarlo.
Entre padres e hijos este equilibrio está en transmitir a los hijos el legado que recibimos de nuestros padres. Agradeciendo y aceptando siempre lo recibido.

¿CÓMO REALIZAMOS EN CLASE LA DINÁMICA DEL CÍRCULO?
DSCN3371
  • La finalidad es que tomen conciencia de su cuerpo, de su respiración, de sus emociones y que comiencen el día en el aquí y el ahora, agradeciendo a la Vida, a sus padres y a las personas que les rodean su presencia.
  • Es la primera actividad que se realiza cada mañana a la entrada de clase y no nos ocupa más de 10 minutos.

DSCN3351



    DSCN3382
  • A medida que van llegando, nos colocamos todos en círculo ocupando un lugar según el orden que la VIDA nos ha dado, es decir, por edad. (Pertenencia y orden).
  • Apoyamos bien los pies en la tierra (raíces).
  • Empezamos con dos respiraciones completas (abdomen y tórax), inspirando por la nariz, retenemos unos segundos y espirando por la boca: “tomamos de la vida lo que necesitamos y expulsamos lo que nos sobra”.
  • Nos situamos en el AQUÍ y en el AHORA (fecha de ese día).
  • Escuchamos en silencio cómo se despierta el colegio, las demás clases. Nos entregamos y disfrutamos de ese silencio, nos damos este tiempo de serenidad y silencio como un “regalo”. Este es un momento muy especial en el día, impresiona y emociona vivir el silencio de esta manera con los niños y niñas.
  • Visualizamos a nuestros padres detrás de nosotros (madre a la izquierda y padre a la derecha). Les agradecemos el habernos traído a la Vida y les damos la bienvenida a nuestra clase. Ellos están siempre con nosotros, en nuestro corazón.
  • Hacemos la “Ronda de los Buenos Días”. Cada día un niño/a da los buenos días al resto, respetando el orden, con la mano en el corazón, en silencio; lo expresa con la mirada y la sonrisa. DA y RECIBE los buenos días.
20140219_101027
 
(Equilibrio entre dar y tomar)

  • Con una palabra “pedimos” a la vida lo que necesitamos en ese momento y le “damos” lo que nos sobra.
  • Agradecemos también la posibilidad de venir a la escuela un día más y nos abrimos hacia el aprendizaje que ese día nos va a traer.
  • Al final, expresamos con una sola palabra cómo nos sentimos, reconociendo y poniendo nombre así a nuestras emociones.
20140219_100848 20140219_100757


TRABAJO PLÁSTICO SOBRE EL CÍRCULO: 
“Una educación con raíces, alas y vínculos. “

CIMG2206CIMG2213
Este trabajo plástico ha sido realizado por el alumnado de 5ºB y en él ha plasmado cómo hacemos esta dinámica, en el orden en que nos colocamos y la actitud que tenemos. Cada persona está representada con sus peculiaridades individuales. Los ojos de los niños y niñas captan perfectamente todos los detalles y sus manos los plasman de la manera tan artística como podéis apreciar.


CIMG2210
En las alas cada alumno/a ha escrito lo que sus padres le respondieron a la pregunta que ellos le formularon: “¿Qué deseo profundo sentiste cuando decidiste convertirte en mi padre?” y “¿Qué deseo profundo sentiste cuando decidiste convertirte en mi madre?”
CIMG2212

   
“Cuando el niño puede mirar la historia de sus padres, ha iniciado un proceso de aprendizaje diferente y con un número menor de resistencias. Pero cuando el niño no lo puede hacer, podemos ver que, sin raíces, no hay alas”. Bert Hellinger.

CIMG2204
«Los niños y niñas están ahí para enseñarnos quiénes somos.
Esa es su importancia pedagógica.
Un niño que no es mirado ni reconocido  será un adulto perdido y sin rumbo. Amar es mirar.»
                                                                                             José María Toro. 

MAITE ANTÚNEZ.  CEIP JUAN RUFO. (Córdoba)



 JOSÉ MARÍA TORO. Maestro. Escritor. Formador y conferenciante.
Autor de "Educar con Co-razón" (14ªed.),"La Sabiduría de Vivir"(3ªed.) 

y "Descanser. Descansar para Ser" (2ª ed.)

publicados por la Editorial Desclée de Brouwer.  

MAESTROS DEL CORAZON. Hacia una Pedagogía de la Interioridad. Información libro http://bit.ly/JVhQjX
FACEBOOK. "José María Toro Alé" https://www.facebook.com/josemariatoro
TWITTER: @josemariatoro
Canal Youtube: http://www.youtube.com/jomato1961