martes, 11 de noviembre de 2014

El maravilloso encuentro. Entre la Escuela del Corazón y la Escuela para Aprender a ser feliz.

Luciamelia García.

Quiero contarles que cuando uno admira y sigue a un autor como José María Toro y después la vida te da la oportunidad de conocerlo personalmente, se convierte en un verdadero regalo. Regalo que comienza de una manera creíble y armónica en una reunión de amigos de La Escuela para Aprender a Ser Feliz. Surge que José María está en Canarias y va a dictar un curso, inmediatamente  manifiesto a mis amigos de la Universidad de La Laguna, lo interesada que estoy de conocerlo, acto seguido aparece una invitación en mi email al Curso, ( gracias Helena, gracias Amador, gracias Antonio) no creo, para nada, en las casualidades, creo en Dios y en las causalidades.
Así me veo sentada frente al Maestro como una inquieta aprendiz, dispuesta a  participar del acto  más noble que un ser pueda aportar como Maestro,  que como  lo define en el prólogo de su libro  Educar con el Co-razón Silvia de Toro, “ser maestro es más que enseñar”.  Relatar la experiencia vivida en el curso con José María Toro y su Escuela del co-razón  en Tenerife (Islas Canarias, España) fue para mí un reencuentro como Maestra con la Pedagogía sencilla, simple y creativa como él te la hace vivir, a través de su presencia, presencia abierta,  presencia que actúa, presencia que expresa y se expresa con el cuerpo, con la sonrisa, con la voz.
 Cuando explicaba en entrega total de la experiencia, la importancia de la cara del educador como “el espejo público”  convertido en un reencuentro consigo mismo y también en un espacio para el reencuentro con los niños,  yo miraba la coherencia entre lo que dice, lo que escribe , lo que transmite y lo que siente; una sola línea  directa al corazón de un amor que se desborda a manos llenas por lo que hace, que se desborda en la emoción serena y plácida de ser maestro real del corazón. Ese corazón que tantos docentes dejan en casa, en la paga por la jornada y no contactan con los discípulos pequeñitos que solo buscan su corazón, esa vocación perdida en las facultades de educación abarrotadas de alumnos que no consiguieron cupos en otras carreras y terminaron en educación.
Donde tampoco sus ojos hacen contacto con el corazón del docente universitario para retomar, reencausar su vocación. Cada anécdota, ejercicio, reflexión era un reencuentro con ese amor por la actividad docente.  El tema de la sonrisa me impactó y más ahora con el libro en mi mano y en mi co-razón “Hoy, quizás más que nunca, es preciso devolverle la sonrisa a los rostros de los niños y al semblante de sus maestras y maestros” y yo algo atrevida como directora de la Escuela para Aprender a Ser Feliz les digo: hay que devolverle la sonrisa al mundo “Maestros de la Alegría”, a cada uno de ustedes que  leen ahora, es que tendremos responsablemente que convertirnos en un ejército silencioso de sonrisas para el mundo, desde tu casa hasta la casa de los otros o la casa de todos.
El maestro José María dice: “La sonrisa ha de estar presente” en las escuelas. Sin sonrisas y sin alegrías que ella dibuja o revela, no hay educación saludable ni gozosa. Es preciso recuperar la escuela, la educación toda, como un espacio para la sonrisa, el humor y la alegría”.  En total acuerdo maestro, en total acuerdo del corazón, gracias, gracias, gracias, por permitirme ser tu discípula, por permitirme  afianzar que es una obligación de todos los que estamos en el camino de la educación, unirnos en un solo camino para recuperar, retomar y devolverle al maestro su espacio, a la escuela su lugar, a los niños y adultos, su derecho a ser feliz con co-razón.
 Gracias, gracias, gracias, maestro, por recordarnos a todos los profesionales de todas las disciplinas, que para estar donde cada uno tiene hoy en día un espacio como: médicos, ingenieros, periodistas, abogados, psicólogos, administradores, economistas, enólogos, geólogos, maestros, profesores, filósofos, trabajador social, musicólogos, informáticos, cocineros, enfermeras, amas de casa, plomeros, albañiles, astrólogos, carpintero, bibliógrafos, bibliotecarios, biólogos, climatólogo  etc, pasaron por las aulas de una escuela.
Gracias por leer; les recomiendo ampliamente el libro de José María Toro Educar con “ Co-razón”
Un gran abrazo hasta nuestra próxima reflexión de aprendizaje feliz, un gran abrazo.
Luciamelia García. 
Fundadora y Directora de la  Escuela para aprender a ser feliz.
Profesora de la Universidad Católica Andrés Bello. Caracas (Venezuela)

JOSÉ MARÍA TORO. Maestro. Escritor.  Formador.
Autor, entre otros, de "Educar con Co-razón" (14ª ed.),
"La Sabiduría de Vivir" (3ª ed.)
"Descanser. Descansar para Ser"(2ª ed.)   
publicados por la Editorial Desclée de Brouwer.  
MAESTROS DEL CORAZON. Hacia una Pedagogía de la Interioridad. 

Información libro http://bit.ly/JVhQjX



FACEBOOK. "José María Toro Alé" https://www.facebook.com/josemariatoro  

TWITTER: @josemariatoro 
Canal Youtube: http://www.youtube.com/jomato1961


miércoles, 29 de octubre de 2014

Gastronomía para aprender a ser feliz



Tengo el gusto y el honor de compartir el prólogo que para su libro GASTRONOMÍA PARA APRENDER A SER FELIZ me pidió su autor, mi buen amigo Antonio Rodríguez.
Espero que mis palabras despierten tu apetito y puedas servirte de este auténtico manjar para el cuerpo y el alma, de este menú especialmente recomendado para tu Corazón.
 
PRÓLOGO
Hay libros que entretienen, que divierten, que informan, ilustran o que incluso enseñan. El libro que ahora tienes entre tus manos es un texto que, además de todo eso, también alimenta y nutre.

La propuesta de Antonio Rodríguez en este sugerente libro contiene, a mi modo de ver, dos rasgos esenciales: es tremendamente creativa y altamente nutritiva.

Siempre me ha sorprendido del autor su capacidad para dar forma concreta a conceptos abstractos y a veces inasibles, para encarnar y actualizar nuevas miradas, nuevos lenguajes y nuevos modos de conducirnos en la sencilla y dura realidad de cada día.

La misma estructura del libro, reflejada en la organización de su índice a modo de carta gastronómica o menú, está cargada de sugerencias y significados. Cada lector, siguiendo sus propias preferencias, necesidades o apetencias en el momento mismo de abrir el libro, podrá detenerse y degustar los aromas y sabores que suelen presidir unos buenos “entrantes”.

Los entrantes, como indica su propio nombre, nos muestran umbrales, nos despiertan aún más el apetito y afectarán a lo que tomaremos en los siguientes platos.

Los entrantes de este libro nos adentran en las maravillosas y secretas relaciones entre la cocina y la felicidad y nos invitan a un proceso simultáneo o sincrónico de adentrarnos en nuestro propio caldo interior.

Como buen creativo, Antonio Rodríguez traza en este libro originales puentes y esboza vinculaciones insólitas entre lo fisiológico, lo cognitivo, lo emocional, lo relacional, lo personal y lo social. Todo ello a partir del sencillo y sagrado gesto de cocinar y comer. Es maravilloso poder acceder a las dimensiones más recónditas, misteriosas y sagradas del ser humano a través de recetas de cocina que dejan de ser mero recetario de tareas para convertirse en propuestas de nuevos modos de presencia.

En el apartado de “entrantes” somos invitados a una degustación tranquila y consciente, a modo de reflexión pausada, de los principios básicos de lo que el autor ha bautizado como “psicocina socioafectiva”. Insisto en la importancia para los lectores de “degustar”, sin prisas y con pausas, estos entrantes. La insalivación que provocará facilitará una más adecuada ingestión de cuanto viene a continuación.
En el “primer plato” este libro nos muestra los componentes metodológicos de esta gastronomía socioafectiva. Es una parte del libro altamente nutritiva, rica en calorías creativas y que va a aportar al lector o lectora gran cantidad de información, sugerencias e intuiciones.

La aportación que nos hace Antonio en este apartado del libro me parece sencillamente genial, integrando, a modo de salsa sabrosa, los fines educativos con los ingredientes nutriafectivos en unas interesantes y sugerentes pautas de interacción docente-gastronómicas.

Personalmente he saboreado de manera especial el capítulo dedicado a la dimensión simbólica de la comida en el que los lectores podrán encontrar un original diccionario psicogastronómico que, como sugerencia interpretativa, podrá ser acogido como estímulo para la propia creatividad del quien lo lea.

Los cuadros y gráficos que acompañan facilitan la comprensión y retención de un texto, muy rico en contenidos y cargado de información, que para la mayoría va a resultar novedoso y muy interesante.

Los segundos platos suelen ser los más pesados. Por eso es fundamental la actitud con la que nos acercamos a ellos, teniendo siempre presente cómo han sido los entrantes y el primer plato.

El “segundo plato” de este libro es un provocativo “recetario socioafectivo”. Es la parte del libro a la que recomiendo acudir con mesura, con tranquilidad, poco a poco,con esa actitud recreadora que permitirá al lector “reducir, mejorar, ampliar, matizar, simplificar, reelaborar….” lo que en ella se propone o sugiere. A ella podremos volver, una y otra vez, según las necesidades y apetitos de cada momento determinado.

Todo postre trae consigo un reto: satisfacer al comensal cuando este ya ha no tiene hambre. Por eso, el creálogo o diálogo creativo entre el autor y el reconocido cocinero Carlos Gamonal que se sirve a modo de “postre” es una auténtica exquisitez.

Asistimos a un auténtico “boom” de lo que se ha denominado “cocina de diseño”. Este libro no surge al amparo de una “moda”, tan provisional como efímera, sino que nos plantea otro “modo” de abordar la cocina; no sólo desde el punto de vista meramente gastronómico, sino de su relación con el desarrollo emocional y con el crecimiento personal.

 Además de creativo, este libro es tremendamente nutritivo. La nutrición consiste en tomar lo suficiente de lo adecuado. Hoy infinidad de influencias interfieren y distorsionan nuestra capacidad para percibir y discernir qué es lo adecuado y cuándo ya es suficiente.

La nutrición no se refiere sólo a la comida sino a también a los estímulos que nos llegan (imágenes, mensajes, palabras, ideas…), a las atenciones que prestamos y a las relaciones que establecemos.

Comemos, además de por la boca, a través de los ojos y de los oídos.
Leemos, además de por los ojos, a través del corazón. Es aquí donde ha de resonar cada propuesta, cada reflexión, cada proceso propuesto, cada receta sugerida en este libro.

Una sonrisa, una caricia, un abrazo, una palabra de consuelo, una interpelación amorosa, una crítica constructiva, un gesto solidario… son también alimentos básicos en la dieta de un humano vivir y convivir. Y todos ellos aparecen en las pautas de interacción propuestas a la hora de cocinar y de comer lo preparado.

Además de la alimentación corporal hay también una alimentación emocional y espiritual: no sólo de pan vive el hombre sino de todo aquello que en lo que se ocupa, invierte, divierte o atiende.

Nutrirnos es acogernos, aceptarnos, tratarnos adecuadamente y amarnos. En tus manos tienes una invitación a descubrir y saborear la gastronomía del corazón.

Una nutrición adecuada conjuga, equilibra y armoniza calidad y cantidad. El descuido, el desconocimiento o la manipulación del mercado está haciendo de nosotros cuerpos obesos, mentes empachadas y corazones insatisfechos. Mucho de lo que “comemos” no nos nutre porque no es el alimento adecuado que el cuerpo y el espíritu realmente necesitan. Algo que también ocurre en el ámbito escolar donde a veces damos de comer alimentos ya caducados, platos inadecuadamente cocinados o que servimos a todos por igual, sin tener en cuenta la singularidad de cada paladar.

La Vida está llamada a ser un banquete donde haya abundancia pero sin excesos ni despilfarro y en el que las mesas sólo estén servidas de esos alimentos que nos permiten luego saborear nuestra existencia en toda su exquisitez y hermosura.

Este libro es un auténtico banquete, una fiesta, una invitación a hace de la escuela y de la vida un espacio para la celebración y no la mera “cerebración”.

Abordar la educación desde una mirada o consideración gastronómica es mirarla no tanto como un espacio para la información o el conocimiento sino cómo un ámbito privilegiado para la sabiduría. No basta un mero “saber”. Hay que “saborear”.
El erudito sabe.
El sabio sabe a qué sabe lo que sabe.
Hay una escuela que instruye y otra que alimenta.
Hay una escuela de las actividades y otra que propicia vivencias y experiencias en contextos sociales de relación y atmósferas emocionales de vinculación.
Este libro que Antonio Rodríguez nos regala puede “quebrar el metabolismo” de una escuela anoréxica de emoción y bulímica de burocracia y activismo.
Él ha hilvanado en un solo pespunte la cocina y la pedagogía y ha trazado para nosotros un puente entre las manos, la boca, el estómago y nuestro corazón, un vínculo sano y saludable entre nuestro cuerpo y nuestra alma.
Nos toca ahora a nosotros, lectores y lectoras, atravesarlo y descubrir lo que nos aguarda en la otra orilla.
Buen provecho.

José María Toro.
Lora del Río, en el inicio de la primavera de 2014

 


ÍNDICE
Agradecimientos
Prólogo de José María Toro
Introducción

Entrantes: Cocina y felicidad

1.Hacia una PsiCocina del BienSer
El secreto de la felicidad
Somos lo que comemos y comemos lo que somos
Gastrofelicidad
Comer y bienestar personal
Comer juntos y ser feliz con los demás
Dar de comer y realización socioafectiva

2.Cocinar para aprender a ser feliz: la PsiCocina Sociafectiva
Los fundamentos de la PsiCocina Sociofectiva
La oportunidad del contexto gastronómico para establecer procesos de enseñanza-aprendizaje
El efecto placebo alimenticio o el poder de la mente para influirse
Comer desde la conciencia o mindfulness  gastronómico
Cualidad simbólica de la relación persona-alimentación o la PsiCocina socioafectiva como metáfora vivencial
El carácter sinestésico de la relación entre emociones y alimentación: sentir la comida y comer los sentimientos
Entonces... ¿Qué entendemos por PsiCocina Socioafectiva?
Los ingredientes nutriafectivos.
Los simbolismos psicogastronómicos
Pautas de interacción docente-gastronómicas

Primer Plato: PsicoCinando

3. Los alimentos del corazón socioafectivo
Picando menudo
Fines educativos, ingredientes nutriafectivos  y pautas de interacción docente-gastronómicas
Resumiendo...
4. Simbolismos psicogastronómicos
Símbolos y Gastronomía
Diccionario psicogastronómico
El robot de cocina para elaborar símbolos
5. La receta socioafectiva
El valor del trayecto
Elementos de la receta socioafectiva
Molde para tu receta “de corazón”

Segundo Plato: Recetas para cocinarse

6. Recetario Socioafectivo.
Gracias a los andamios llegamos más alto
Ejemplos de recetas socioafectivas
Batido de frutas ¡Vale la pena!
Magdalenas para “Me gusto”
Montadito de ensalada “Yo sí que valgo”
Ensalada de pasta “Positiva”.
Croquetas de pollo “Aprobaré”
Pastas de “Té dije que podrías hacerlo”.
Hojaldre con frutas “Caminando hacia mis sueños”
Salmón “alimento del corazón”
Crêpes de “Amor propio aromatizados de energía y vitalidad”
Tarta de fresas “Quitamiedos”
Conejo en salmorejo canario de “Autoestima por amor de madre” (o de padre según se estime)
La receta para hacer recetas

Postre
Epílogo: Creálogos en la cocina.
Referencias Bibliográficas.

 Puedes acceder aquí a la web de la Editorial Desclée y descargarte: INDICE. PRÓLOGO. INTRODUCCIÓN.




FACEBOOK. "José María Toro Alé" https://www.facebook.com/josemariatoro  
TWITTER: @josemariatoro 
Canal Youtube: http://www.youtube.com/jomato1961

martes, 21 de octubre de 2014

¿Quemarse o Encenderse?. A propósito del "burn out" o "síndrome del quemado"



Se está haciendo usual el empleo de la expresión inglesa “burn out” para hacer referencia al “síndrome del quemado”. 

La persona siente como una especie de vacío interior, un desgaste vital como consecuencia de una progresiva pérdida de energía. No sólo se vació completamente el depósito de las propias energías recargables sino que su misma estructura aparece dañada, con fisuras y grietas a través de las cuales se vive una constante y permanente fuga de energía y entusiasmo.

Hay quien se quema por una falta de equilibrio, por un exceso en el arrojo, en el esfuerzo o en la pasión. Olvidaron que todo exceso es expresión de una carencia.

Los gestos, movimientos y acciones que acaban quemando, destruyendo, reduciendo a cenizas a quienes los ejecutan no son inteligentes en lo personal, ni eficaces socialmente y, mucho menos, rentables en el plano cósmico.

Sólo si, en algún momento, se vuelve a resurgir o renacer de las propias cenizas o si éstas acaban, finalmente, constituyendo abono para fertilizar nuevas tierras, sólo entonces, ese fuego que nos consume será, al mismo tiempo, energía que nos renueva, nos ilumina, nos purifica y nos transforma.

También hay quien dice estar quemado sin ni siquiera haberse encendido.
Son los que ya están de vuelta sin haber emprendido el camino de ida, los que, en la apatía y en su desidia encuentran justificación a su falta de entrega amorosa en lo que hacen y viven; los que, por fin, encontraron una coartada perfecta que les sitúa siempre lejos de todo “delito”, de toda injusticia, de todo compromiso.

Encenderse es prender una llama que se propaga como los fuegos fecundados por los vientos, es ser luz en un mundo cada vez más sombrío y oscuro, ser calor y calidez en una sociedad cada vez más fría e insensible.


Ahí tenemos un nuevo reto: una vez encendidos seguir brillando, sin encandilar ni abrasar, entregándonos a cada tarea, en cada momento, hasta el fondo.... pero sin desfondarnos.
 
JOSÉ MARIA TORO


Del libro LA SABIDURÍA DE VIVIR (3ª ed.) Editorial Desclée
Video presentación del libro La Sabiduría de Vivir. 




JOSÉ MARÍA TORO. Maestro. Escritor.  Formador.
Autor, entre otros, de "Educar con Co-razón" (14ª ed.),
"La Sabiduría de Vivir" (3ª ed.) y
 
"Descanser. Descansar para Ser" (2ª ed.)   
publicados por la Editorial Desclée de Brouwer.  


MAESTROS DEL CORAZON. Hacia una Pedagogía de la Interioridad. 
Información libro http://bit.ly/JVhQjX


FACEBOOK. "José María Toro Alé" https://www.facebook.com/josemariatoro  
TWITTER: @josemariatoro Canal Youtube: http://www.youtube.com/jomato1961